Drumbeat como sistema y modelo de apoyo a proyectos web: recomendaciones para Goteo

Posted on Posted in Commons

Artículo original publicado el 20/12/2010 en YouCoop

A la hora de plantear la colaboración en línea y los beneficios sociales (más allá de lo económico) de proyectos cuya gestación, desarrollo y difusión aprovechen la capacidad distribuida de la Web para progresar conectando personas e ideas, la iniciativa Drumbeatliderada por la Fundación Mozilla supone un ejemplo muy reciente (heredero en gran parte de la filosofía y forma de hacer del software libre, como se verá) que merece la pena considerarse detenidamente.

Drumbeat nace el verano de 2009 como una iniciativa para promover y proteger la Web abierta en tanto que bien común y motor de innovación en diferentes ámbitos de la sociedad (educación, arte, periodismo, ciencia, activismo). Su actividad principal hasta la fecha se centra en fomentar la interrelación entre personas e ideas nuevas o en curso (esto es, ya implementadas) para que se den a conocer y se ayuden mutuamente, así como en promover de modo destacado proyectos específicos y excepcionalmente ayudarlos a dotarse de recursos económicos. Consiste concretamente en tres grandes frentes de actividad: una plataforma web para inventariar y apoyar a proyectos afines, la promoción activa de encuentros presenciales entre los impulsores de dichos proyectos (y los interesados en ellos) y la activación de diversos canales de comunicación para promover sus actividades y lograr más adhesiones.

En su propio diseño e implementación, este “proyecto de proyectos” propone un modo de organizar, comunicar y apoyar la colaboración a gran escala que puede ser útil conocer (pese a su breve trayectoria) para iniciativas que aspiren a ayudar a otras personas y ámbitos a desarrollar sus proyectos en relación a una causa o sensibilidad social común. En ese sentido, en el apartado final se establecen algunas reflexiones y recomendaciones en torno al proyecto en fase de diseño de Goteo, una red social de financiación colectiva para la innovación cultural cuyas características técnicas y filosofía tiene diferentes puntos de contacto con la experiencia aquí descrita.

El software libre y la Fundación Mozilla

Antes de abordar los detalles sobre qué es y cómo funciona Drumbeat vale la pena entretenerse brevemente en los antecedentes socioeconómicos e institucionales del proyecto, puesto que lo caracterizan de modo fundamental tanto por el imaginario y contexto tecnocultural en que se inscribe como por el tipo de procesos que trata de replicar.

Por un lado, hay que tener en cuenta el cambio de paradigma en los modos de trabajar y producir bienes informacionales que supone el desarrollo del software libre, cuando a partir de los ochenta se comenzó a reivindicar en la práctica (esto es, mediante la creación de nuevas licencias y productos) la consideración de los programas informáticos como bienes no privativos que pudieran ser libremente modificados y distribuidos, gracias a la transparencia y el acceso a su código fuente. Sucedió por contraposición a la “privatización” masiva del software que se había producido mediante diversas compañías a mediados de los años sesenta, cambiando una dinámica desde los orígenes de la computación en que el software se basaba en un modelo de desarrollo cooperativo. Dicho cambio o retorno al paradigma de lo abierto y colaborativo supuso, gracias a una mayor sofisticación y uso en paralelo de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), que se gestaran equipos de trabajo distribuido que canalizaran y coordinaran su actividad productiva mediante canales de todo tipo, generando procesos de desarrollo que sumaban voluntades y horas de dedicación distribuidas por todo el mundo (a menudo de modo voluntario, por tanto no retribuido económicamente).

Un ejemplo paradigmático de todo ello es el caso del kernel de Linux, núcleo fundamental de los sistemas operativos libres, que fue impulsado en 1991 por un estudiante finlandés de ciencias de la computación, Linus Torvalds, quien tras solicitar ayuda en un grupo de noticias para la idea en que estaba trabajando comenzó a recibir el apoyo de programadores y desarrolladores del todo el mundo. Estos fueron coordinándose de modo progresivo para crear o modificar código del proyecto, y así se lograron sucesivas versiones del programa tres años después y hasta la actualidad, en que finalmente han acabado de colaborar en mayor o menor medida miles de personas, pasando a formar parte esencial del sistema operativo de millones de ordenadores en todo el mundo. Esta progresión y ejemplo, reproducidos a diferentes escalas y niveles de éxito en infinitud de proyectos de software libre, revelan maneras de plantear el control de los procesos (liberando versiones con frecuencia, en vez de productos 100% acabados), la retribución de los participantes (económica pero en muchos más casos mediante mero reconocimiento), las jerarquías de roles (basadas en el mérito para escalar grados y tipos de responsabilidad) o el tipo de comunicación (mediante herramientas dinámicas y transparentes como los wikis) que están tratándose de trasladar hoy día a iniciativas y a ámbitos no basados exclusivamente en el desarrollo de código.

En ese sentido, otro de los aspectos importantes a considerar previamente para el caso que nos ocupa tiene que ver con la organización que impulsa la iniciativa Drumbeat, pues nace de la mano de la Fundación Mozilla (Mozilla, de ahora en adelante) con unos objetivos y un modo de hacer característicos que tienen mucho que ver, precisamente, con ese paradigma de producción colaborativa del software libre. Se trata de una fundación sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos y delegaciones en Europa, Japón y China que tiene como lema principal “mantener la elección y la innovación en Internet”. Surgida en 1998 de la comunidad de desarrollo en torno a la liberación del código fuente de la serie 4.x del navegador Netscape, se instituyó como fundación al cabo de cinco años para dar apoyo organizativo, legal y financiero a la creación de software libre de (entre otros) el que sería el navegadorFirefox, y permitir la continuidad del proyecto Mozilla más allá de la participación de voluntarios individuales.

Se trata por tanto de una institución destinada en sus orígenes a crear productos de software libre (navegadores, clientes de correo, calendarios) e impulsora en su quehacer diario de procesos de desarrollo donde equipos interdisciplinares con diversas motivaciones, dedicación y grados de responsabilidad, producen colaborativamente software y sus derivados (traducciones, manuales, diseños, etc). En cuanto a sus fuentes de ingresos, como se puede comprobar en los informes anuales de la propia página web de Mozilla, proceden principalmente de un acuerdo con grandes actores de Internet como Google, Yahoo, Amazon o Ebay (por el cual el navegador Firefox incluye funcionalidades de búsqueda implementadas en su código), así como de donaciones económicas individuales y corporativas.

Drumbeat y la Web abierta

En contraste con el propósito general de su misión, Mozilla hasta el surgimiento de Drumbeat podría decirse que centraba su actividad en la mejora de aspectos esencialmente técnicos de la Web (vinculados a la programación) y la difusión generalizada de las bondades del paradigma de lo abierto. A excepción de iniciativas puntuales de mayor ambición para llegar a usuarios y personas alejadas del mundo del desarrollo como por ejemplo OneWebDay (celebración anual de la Web e Internet de alcance internacional). Sin embargo, la iniciativa que nos ocupa surge a mediados de 2009 coincidiendo con la creciente preocupación de algunas comunidades, expertos e iniciativas de Internet por la amenaza que los intereses privados pueden suponer para la neutralidad de la Web (esto es, para que se mantenga libre de restricciones y de privilegios de unos contenidos sobre otros), así como por la falta de transparencia, confidencialidad y respeto por los datos personales que suponen algunas redes sociales y aplicaciones móviles recientes.

Haciendo propios los argumentos a favor de preservar y mejorar una Web transparente, descentralizada, participativa y generativa, Drumbeat se gesta en sus inicios como un proyecto que debe aglutinar online y dar voz al máximo posible de defensores de dichos principios, digamos que en base a esa causa común. La idea va evolucionando progresivamente, a medida que los líderes y principales representantes de Mozilla van articulando propuestas y canalizando el feedback generado en blogs y páginas wiki, en lo que cabría considerar un ejemplo de transparencia organizativa heredado del mundo del software libre. De ese modo se acaba por dar con la fórmula de que, para tener éxito, la iniciativa debe saber convocar y hacer partícipes a personas innovadoras y proactivas más allá de los ámbitos de la programación y el desarrollo de software. Debe proponerles una plataforma online para compartir sus ideas y proyectos pero también motivarlos a reunirse presencialmente en contextos locales a nivel internacional, así como ayudarlos mediante diferentes canales a difundir sus actividades. Todo con el propósito de mejorar la visibilidad, efectividad, ayuda y conocimiento mutuo del máximo posible de iniciativas que tengan alguna vinculación en su planteamiento con la Internet abierta.

Funcionamiento (visibilidad, comunicación, encuentros)

Comenzando por la iniciativa online, en el momento de escribir esto se encuentra en fase de desarrollo la que será la segunda versión de la plataforma web de Drumbeat, que arrancó como beta a principios de 2010. Por tratarse nuevamente de un diseño abierto (al igual como decíamos que fue concebido el propio Drumbeat en sus orígenes, intercambiando feedback mediante listas y blogs) los detalles técnicos de dicha versión, y más concretamente la intención de sus funcionalidades, permiten establecer las siguientes consideraciones no sólo en base a la plataforma inicial, sino a la que actualmente ya se halla documentada en el wiki de Mozilla para guiar el trabajo de sus programadores. Respecto a todo ello, nos centraremos principalmente en las características web relacionadas con la visibilidad, seguimiento, socialización y apoyo a proyectos, que actualmente suman la cifra de unos doscientos publicados con diverso grado de detalle. Dejaremos a un lado en nuestro análisis por tanto otras cuestiones como podrían ser la usabilidad, el aspecto gráfico o la apertura del código, por no tener relación directa con la manera en que Drumbeat promueve la participación y el apoyo a las iniciativas que va incorporando.

Lo primero que destaca en el planteamiento de la web de Drumbeat es la apertura de criterios a la hora recibir propuestas de proyectos. Cualquier persona puede publicar uno si cree que tiene algún punto de coincidencia en su misión o fundamentos con la Web abierta, sin que aparentemente haya ningún control o moderación al respecto. Para ello basta con registrarse como usuario en el sistema, previamente, y a continuación dar de alta la iniciativa que se quiere impulsar. Si bien se trata de un proceso de registro técnicamente similar al de muchas otras plataformas de contenidos, por algunos de los campos que solicita cumplimentar (“cómo ayuda la idea a mejorar la Web”, “próximos pasos a llevar a cabo”, “mensaje para nuevos contribuidores”) se puede comenzar a ver la particularidad y propósito del proceso, que consistiría en cierta homogenización online del procedimiento para lograr aglutinar a más participantes en torno a un proyecto dado (emulando, a su manera, el ejemplo al que nos hemos referido anteriormente sobre los inicios de la colaboración en el software libre). Respecto a ello, cabe plantearse como ejemplo paradigmático el modo en que han evolucionado portales como SourceForge y muchos otros sitios especializados en desarrollo de software libre, que desde finales de los noventa comenzaron aglutinar repositorios de código y herramientas para la comunicación y coordinación entre programadores. Un modelo que permitió pasar de simples listas de correo y espacios de trabajo virtuales aislados a centralizar la colaboración en plataformas que ofrecían diferentes facilidades para localizar proyectos, desarrolladores y en el mejor de los casos crear equipos de trabajo. Sin llegar ni mucho menos a esa sofisticación y complejidad de utilización, no parece exagerado afirmar que Drumbeat se inspira en ese tipo de plataforma. Aunque trasladado a un ecosistema de proyectos de todo tipo y misión, y con una interfaz en comparación muy simplificada (por facilidad de uso probablemente, pero también por tratarse declaradamente de un prototipo inicial). A diferencia de ese tipo de asentamientos web, la plataforma más que de dotar a los participantes de un conjunto de herramientas propias y estándar como solución única a diferentes procesos, vendría a ser una capa añadida que les permite agregar y concentrar los sitios web originales donde se desarrollan sus proyectos y otras herramientas paralelas, sin que la colaboración y comunicación suceda exclusivamente por tanto entre los límites de su web.

Las páginas de proyectos de Drumbeat, en ese sentido, junto a las que comentaremos a continuación de eventos, podríamos considerar que son el centro de atención de la plataforma (además de las correspondientes páginas de usuario, diseñadas para recoger la identidad digital y conexiones sociales dentro y fuera del sitio, como viene siendo habitual en cualquier comunidad online que se precie hoy día). Otro de los aspectos a resaltar en el tratamiento que se le está dando a los proyectos en el desarrollo del sitio es que próximamente sea posible seguir de modo detallado toda la actividad que se genera en su entorno (hilos de actividad sobre creación de iniciativas y eventos, seguimiento de los mismos, participación en encuentros), por un lado, y por otro la capacidad de vincular ese tipo de páginas a otras de Internet que permitan por sindicación de RSS ser actualizadas dinámicamente en el sitio. Esto último, sumado a la posibilidad de crear enlaces estáticos a diferentes emplazamientos de Internet, sería compatible con agregar y visibilizar peticiones de donaciones o contribuciones económicas ubicadas en sitios de microfinanciación externo.

La visibilidad que se puede dar a los proyectos de la página web de Drumbeat está planteada de un modo diríase que aún demasiado elemental. Pasa por la posibilidad de votarlos para de ese modo posicionarlos en su página principal de proyectos por popularidad, así como mediante palabras clave aportadas por los propulsores de cada iniciativa (que en la próxima versión podrán ser agregadas también por cualquier otro usuario de la página). En ese sentido, el retorno que promete aportar a los proyectos que quieran salir reforzados tras darse de alta en el sistema es sumar a personas que pueden luego ser contactadas regularmente para estar al día de la evolución de los mismos, que no colaborar en un sentido estricto a través de la plataforma (al menos con el grado de detalle sobre usuarios actual, que por ejemplo no permite distinguirlos por habilidades ni áreas). Pese a que no es posible recuperar estadísticamente las visitas, ni ir mucho más allá que en el recuento de votos o participantes que dan apoyo simbólico a un proyecto concreto, podría considerarse que tanto en el caso de la votación, como en el de sumarse como usuario a una iniciativa, el valor que se está buscando otorgar desde el diseño de la plataforma es el un relativo funcionamiento meritocrático. Éste se basaría en dar mayor visibilidad al que logra más reconocimientos por su labor o ideas (en este caso centrándolo en el proyecto más que en el individuo), una práctica también habitual de la cultura de desarrollo de software libre en Internet.

En otro orden de cosas, pero también como elemento principal del diseño de la plataforma online y del proyecto Drumbeat, se encuentra la posibilidad de proponer eventos, encuentros offline en que convocar a personas geográficamente próximas (o que puedan desplazarse, obviamente) interesadas en proyectos concretos. Además de un festival internacional anual que hasta la fecha cuenta con una sola edición (que intenta llevar a una escala e impacto mayor ese tipo de encuentros para fomentar una comunidad internacional), la apuesta de Drumbeat promueve desde su web que los propulsores y seguidores de proyectos se reúnan físicamente mediante la celebración de eventos locales (más allá de los canales online), en lo que probablemente sea otra lección aprendida de las dinámicas colaborativas de la red. Concretamente el efecto de cohesión que suele tener “desvirtualizar” identidades para conversar, compartir y discutir ideas en las que se trabaja de modo amateur o apasionado habitualmente en este contexto (como hobby, aportación desinteresada, actividad de autocapacitación, etc). Los veintidós encuentros Drumbeat realizados hasta la fecha en países como Brasil, Francia, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Bulgaria o Dinamarca, dibujan un mapa de comunidades (o al menos grupos de intereses compartidos, en torno a proyectos afines) que podrían estar emergiendo como consecuencia de la iniciativa, pese a que nuevamente es difícil de certificar debido a la falta de niveles de profundidad informativa del sistema (en cuanto a número de asistentes, programa, proyectos presentados, etc). Para ello la plataforma se dota de secciones determinadas, como son la posibilidad de notificar el evento en el sistema, para que aparezca en el calendario y difundirlo en consecuencia (pudiendo seleccionar entre tipologías específicas como evento destinado a conferencia, campaña, día de desarrollo, fiesta, etc), o consejos básicos a tener en cuenta para la planificación y organización de un encuentro. Asimismo, como retorno pero también necesidad de difusión fundamental de las iniciativas, el apartado de eventos incluye una sección para facilitar enlaces a sitios web donde se haya recogido material gráfico de los encuentros (que así pasa a actualizarse directamente en el sitio para luego poder difundirse).

Tipología de proyectos

De los alrededor de doscientos proyectos inscritos en Drumbeat a la hora de escribir esto, actualmente se hace difícil considerar de un modo detallado cuáles de ellos abogan o suponen una apuesta por la Web abierta y cuáles en rigor no. Pese a tratarse de un campo obligatorio para darlos de alta en el sistema, dicha explicación no es rastreable en la plataforma ni aparece reflejada en las fichas de cada uno de ellos. En cuanto a sus temáticas, se puede considerar por el volumen de palabras clave una gran variedad de ámbitos y propósitos, que van de proyectos marcadamente técnicos (content management, HTML, data visualization, multimedia, open formats, public data, interoperability) a otros más vinculados a temáticas de sensibilidad social (refugees, children, media literacy, identity, commons, diversity, creativity, teaching). No obstante, sobre esa carencia significativa en la versión actual se plantea una de las principales modificaciones del sitio en su segunda versión, que permite que los usuarios añadan palabras clave, vinculándolo a los flujos visibles de actividad (algo que seguramente facilite la identificación de iniciativas por áreas, e idealmente dote de mayor precisión la capacidad para establecer colaboraciones).

Llegados a este punto, hay que considerar la principal apuesta de Mozilla mediante la iniciativa Drumbeat, que como reza en su página de presentación es la de crear o sumarse a proyectos que mejoren y protejan la Web abierta, de entre los cuales, los que consigan mayor atención Drumbeat “gritará desde lo alto de la montaña para que todo el mundo lo conozca”, incluso ayudando económicamente a algunos de los mejores. Pese a que como se comenta más adelante resulta complicado describir el mecanismo mediante el cual los proyectos pasan al estado de destacados, entre los relativamente escasos en ese estado actualmente (en previsión de añadir tres más vinculados al ámbito de la educación), se encontrarían los siguientes:

  • Universal Subtitles: un sistema ágil para subtitular colaborativamente vídeos online hospedados en cualquier plataforma (YouTube, Vimeo, DailyMotion, etc) y traducirlos con facilidad. La plataforma en fase beta de este proyecto ha supuesto un trabajo de desarrollo que ha permitido subtitular hasta la fecha alrededor de 4800 vídeos, y que espera lograr el doble antes del 1 de enero de 2011. En base a ese desafío (y el esfuerzo que supone junto a las mejoras de la herramienta) se ha establecido de forma puntual un proceso de microdonaciones sobre el que volveremos en la siguiente sección.
  • WebMadeMovies: conjunto de implementaciones sobre vídeo en HTML5 para lograr que la experiencia de visionado sea más interactiva y rica la capacidad para documentar y explicar historias online en formato audiovisual (por ejemplo añadiendo hiperenlaces que abren páginas web en el navegador durante la proyección). Cuenta ya con versiones funcionales y se trabaja en un gestor online que permita editar sus funcionalidades sin tener que modificar código Javascript.
  • School of Webcraft: serie de cursos online a través de la plataforma de la P2P University, una iniciativa existente con anterioridad a Drumbeat que se basa en la libertad para enseñar, aprender y organizar cursos de manera descentralizada, sacando provecho de Internet como repositorio de recursos educativos abiertos (OER). En este caso permitiendo que cualquiera pueda enseñar habilidades y conocimientos técnicos relacionados con la Web (HTML, Drupal, Python, entre otros). Desde que fue destacada y difundida mediante la plataforma y los canales de Drumbeat, esta iniciativa ha iniciado un total de 16 cursos piloto, y su objetivo es el de doblar esa cantidad para el primer período lectivo de 2011.

Junto con estos, hay algunos otros proyectos destacados como Crisis Commons (destinado a encuentros donde usar herramientas web y de social media para ayudar remotamente en casos de emergencias humanitarias), Privacy Icons (set de iconos para desarrollar la sensibilización y señalética de sitios web respecto a la privacidad de datos de los usuarios) o Graffiti Analysis / Graffiti Markup Language(formato abierto de archivo que permite almacenar datos sobre trazados de grafiti, sirviendo de herramienta práctica para reproducir digitalmente ese tipo de pintadas, además de investigación en curso sobre los movimientos del grafiti).

Transparencia de procesos

Las iniciativas destacadas que se describen más arriba representan un ejemplo de tecnologías y estrategias de participación que permiten vislumbrar el tipo de ideas que Mozilla ha querido promover en los inicios del proyecto, en coincidencia con su misión general (esto es, con una marcada vinculación con el desarrollo de código) y al mismo tiempo con la de Drumbeat (más abierta en al concepto de innovación en lo social y digital). Ese abanico de temáticas (vídeo, educación, accesibilidad, cultura urbana, privacidad) refleja una voluntad de posicionamiento en el ámbito global del procomún y una declaración de principios sobre el modelo de proyectos que se desean impulsar. Sería de algún modo la carta de presentación “in progress” de cara a otras comunidades que deseen incorporarse (como ya han hecho algunas de vídeo o educación) y a proyectos potencialmente afines, a los que se muestra no sólo un listado de objetivos sino una selección de ideas en desarrollo que tienen su propia dinámica de forma autónoma.

Pese a que a través de la plataforma web los mecanismos de deliberación y decisión al respecto se podrían considerar todavía opacos (al menos en la versión actual resulta complicado, como se ha mencionado, acceder a los datos de conversaciones, cifras y agrupaciones de usuarios, incluso su vinculación con la Web abierta o capacidad de convocatoria), por otro lado el prototipo a gran escala que es en realidad Drumbeat dispone de gran cantidad de información paralela en abierto desde sus orígenes como idea. Los principales impulsores del proyecto y un grupo relativamente activo de participantes utilizan principalmente y de modo habitual el wiki de Mozilla (para hojas de ruta, elaboración de mensajes, planificación de reuniones), páginas de escritura simultáneas denominadasEtherpad (para ordenes del día y actas sobre la marcha, o elaboración de preguntas frecuentes), listas de correo abiertas (para discusiones sobre próximos pasos y detalles técnicos, entre otras cuestiones) y también multiconferencias telefónicas semanales (en las que al igual que en los casos anteriores cualquiera interesado puede participar).

Todo ello obliga a considerar que, nuevamente, se trata de un proceso que al encontrarse Drumbeat en sus inicios, y la web oficial en versión beta, ha requerido trabajar al margen de ésta y en otros niveles de profundidad. A la hora de plantear cuestiones técnicas, pero también de organizar el seguimiento y desarrollo de iniciativas afines, ha prevalecido el trabajo en listas o wikis (digamos que a la manera distribuida del desarrollo de software libre), donde probablemente parte importante del reconocimiento y coordinación final pasan por saber encontrar el camino y usar intensamente los canales de comunicación de baja visibilidad, donde en este caso se produce la mayoría del trabajo vinculado a los procesos y planes del proyecto. Ahí es donde se produce la actividad más crítica de esta incipiente comunidad de comunidades, en procesos intensivos de intercambio de información que se alejan de la simplicidad y facilidad de uso de una plataforma con estructura de red social estándar (digamos que al estilo Facebook). Aunque pueda resultar una obviedad no es lo mismo mostrar lo que se está haciendo (plataforma) que hacerlo en comunidad (por otros canales apropiados según necesidades).

El aspecto económico

Pese a que el énfasis en el diseño de interfaz y de estrategia de Drumbeat que se ha tratado de describir es el de destacar los proyectos para darlos a conocer desde una plataforma específica, y así facilitar que éstos encuentren el respaldo e interés de nuevos participantes en base a objetivos y logros (algo que parece reforzar el diseño de la siguiente versión que está siendo programada, incorporando los hilos de actividad, posibilidad de intercambio de mensajes y agrupación por proyectos, catalogación colaborativa, agilidad en la creación de eventos, etc) en algunos detalles se puede inferir una idea previa (y seguramente campo de ensayos) vinculada a determinados aspectos que tienen que ver con lo económico. Esto, que estaría relacionado tangencialmente con nuevos paradigmas de lo que se ha dado en denominar crowd funding (la posibilidad de grandes volúmenes de pequeñas donaciones económicas, por parte de grupos distribuidos de usuarios, para iniciativas concretas) se puede apreciar por ejemplo al dar de alta una iniciativa, donde uno de los primeros campos a cumplimentar es el de “Goal amount” (definido así textualmente, como “cantidad objetivo” y acompañado del símbolo del dolar). Pese que al igual que otras informaciones de la ficha de proyectos no es actualmente recuperable desde la plataforma web y seguramente sólo se pueda consultar de modo interno.

De hecho, una de las secciones principales de la plataforma Drumbeat es la de donaciones, que dirige directamente a una página de Mozilla bajo el lema “protege la Web abierta” donde es posible materializarlas (en general, no en base a proyectos específicos) por algunas cantidades previamente estipuladas, que comportan a cambio el envío a domicilio de una camiseta o un peluche de merchandising (aunque también es posible donar otro importe específico que se desee). No obstante, a través de la sección de preguntas frecuentes enlazada desde dicha página, se puede llegar a una sección de donativos directos a proyectos específicos, que es la única manera aparente de poder hacer donaciones a iniciativas específicas de Drumbeat, concretamente las tres destacadas que se describían anteriormente (y que aparecen junto a otras de aplicaciones de Mozilla a las que también se pude donar individualmente). En ninguno de los casos parece haber información sobre la cantidad recaudada o solicitada, en tanto que puntos de entrada que una vez cumplimentados no informan del proceso, y tampoco es posible comprobar que efectivamente se destina la cantidad donada a esos proyectos ni cómo (con qué finalidad o concepto concreto), quedando todo relegado a una cuestión de confianza en la entidad.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el modo en que una de las iniciativas destacadas que comentábamos, Universal Subtitles, presenta actualmente en su página dentro de la plataforma de Drumbeat un elemento que la diferencia de las demás (también del resto de proyectos destacados). Muestra en el momento de escribir esto un espacio superior, a modo de banner, que invita a realizar donaciones que ayuden a sus impulsores a lograr alcanzar la cifra de 25.000 dólares (mostrando debajo lo recaudado hasta la fecha), y presenta en paralelo las cifras que les falta para alcanzar el objetivo de subtitular 10.000 vídeos (de lo que llevan aproximadamente la mitad). Con los fondos recaudados, la página especifica que podrán pasar de la versión beta actual a una superior, y más abajo que Mozilla aportará la misma cantidad hasta una fecha dada (doblando por tanto el importe inicial). Si se hace clic se accede a unformulario en la página de Mozilla en que es posible facilitar los datos para formalizar el pago mediante diferentes opciones, con un único importe seleccionable de 10 dólares. Dicho formulario (pese a no estar enlazado desde la página de Drumbeat en el momento de escribir esto) existe también para los otros dos proyectos destacados (WebMadeMovies y School of Webcraft), que como constatan laspreguntas frecuentes para proyectos de Drumbeat se inscriben en el programa de apoyo económico del primer año de la iniciativa (por la misma cantidad que para Universal Subtitles se solicita públicamente, y que por tanto este proyecto también ha recibido de Mozilla al margen de los donativos de terceros).

Todo ello invita a pensar en haberse inspirado tangencialmente en iniciativas como Kickstarter, mediante las cuales es posible mostrar apoyo económico a iniciativas más allá de lo simbólico (de hecho, en la lista de implementaciones para la nueva versión del sitio aparece también la creación de páginas de donación en los proyectos destacados). La comparación sería pertinente en tanto que otra de las futuras implementaciones del sitio web de Drumbeat contempla el establecimiento de challenges o retos públicos, donde probablemente se ponga énfasis (al igual que el ejemplo de Universal Subtitles) en pasos clave y mejoras de los proyectos, de cara a intensificar la atención y la participación en momentos puntuales de cada uno. En ese sentido, cabe plantearse si ese funcionamiento no reproduce también en cierto modo otra experiencia previa de Mozilla con la posibilidad que se ofrece en las páginas de algunas de las extensiones del navegador Firefox, donde es posible donar en pequeñas cantidades, que en este caso van directamente a parar al desarrollador que las ofrece gratuitamente, a través de pago mediante el sistema payPal (véase ejemplo).

Finalmente cabe destacar que navegando otras páginas externas, en lo que sería el entorno de comunidad o ecosistema social de Drumbeat, vinculado a la difusión que se da de modo dedicado sobre el mismo y los primeros pasos del proyecto, surgen en algunos lugares reveladoras reflexiones y conexiones vinculadas con el aspecto económico. Por ejemplo en torno al análisis de iniciativas como la Awesome Foundation (asociación informal y flexible sin ánimo de lucro, entre individuos que donan 1.000 dólares mensualmente a un proyecto de las candidaturas que reciben, fomentando la proximidad física y sin condiciones ni burocracia de ningún tipo por medio) o convocatorias como la Mozilla/Shuttleworth Fellowship (que recientemente incluía una candidatura a recibir el salario equivalente a un año para la persona responsable de desarrollar un proyecto de Drumbeat vinculado a la educación y la Web abierta).

Todo ello configura un sistema informal de facilitación de recursos económicos que, lejos de especificarse en primer nivel o ser el objetivo principal de la iniciativa, requiere de la inmersión por canales de comunicación diversos y el trabajo estrecho con los diferentes anillos de decisión y participación que subyacen al proyecto Drumbeat. Aparentemente se busca primar la creación de entornos más que soluciones técnicas concretas, donde tras unir a desarrolladores e innovadores que no se relacionan normalmente entre sí (diríase que tratando de “hibridar” comunidades), los recursos en vez de agrandes planes se destinen a objetivos a corto plazo demostrables(vídeos traducidos, nuevos cursos piloto, mejoras técnicas modulares, respecto a los proyectos destacados hasta la fecha). Algo que debido a la novedad de la iniciativa (como se ha venido recordando anteriormente), y al hecho de estar sujeta de modo periódico a modificaciones técnicas y estratégicas, probablemente siga evolucionando y cambiando sucesivamente, en busca de una fórmula que combine suficientes dosis de transparencia, efectividad y consecución de objetivos globales.

Algunas reflexiones para Goteo

A continuación se presenta una lista de consideraciones, basadas en los aciertos, desarrollos en curso y aspectos mejorables de la de la breve trayectoria del proyecto Drumbeat según este análisis. Indicaciones breves que puedan servir de reflexión e idealmente ayuden en las pautas de diseño en curso para Goteo, en tanto que iniciativa que más allá del nuevo paradigma de la microfinanciación desea impulsar también la participación y el apoyo a proyectos culturales enmarcados en la filosofía abierta de la Web, el procomún y la participación.

  • Establecer algunas dinámicas de trabajo permeables, con cierta riqueza de interacción y de transparencia en canales secundarios de interacción, abiertos al interés de personas no en aportar ni recibir microfinanciación pero sí en temas paralelos (diseño de la plataforma, benchmarking de iniciativas, celebración de encuentros, detectar donantes o receptores potenciales, etc).
  • Articular un lema o discurso de diversos grados de complejidad, comprensible para la mayor diversidad de personas posible. Esto permite la difusión descentralizada o específica (esto es, como un repositorio de argumentos que pueda utilizarse para diferentes propósitos: prensa, nuevos donantes, futuros proyectos, instituciones, etc).
  • Descentralizar eventos, buscando multidisciplinariedad e idealmente ciclos cortos cerrados (de presentación, colaboración en incluso financiación). Más que para “la foto” tratando de generar comunidades de interés e incluso fases de desarrollo de ideación, difusión, testeo, etc. Si se puede articular también algo de microfinanciación en directo (modelo Awesome Foundation, pero reportando a Goteo), mejor que mejor.
  • Potenciar el historytelling de los proyectos, en general pero también vinculado a etapas de desarrollo y no sólo el todo. Además de potenciar el mensaje en vídeo (como también hace Drumbeat en las fichas de proyecto) se debería buscar el mecanismo para que las fases subvencionables de un proyecto dispusieran también de comunicación mediante mensajes modulares (breves vídeos, esquemas o posts, por ejemplo).
  • Permitir rastreabilidad de campos sobre necesidades económicas, sinergias con causas comunes y pasos a dar. Algo que está parcialmente previsto en la plataforma Drumbeat (y pendiente en algunas de las features de la nueva versión) pero luego no es detectable ni como datos agregados, y serviría para potenciar la transparencia pero también la efectividad del sistema.
  • Incorporar taxonomías para roles y perfiles en caso de habilitar en la interfaz aspectos de red social en modo “personas-proyectos”. Permitiría distinguir al promotor de un proyecto de entre los usuarios que lo apoyan quién puede ayudar en qué más allá de lo económico.
  • Vincular las donaciones a trazabilidad (qué proyectos ha financiado el usuario, y viceversa) y a los perfiles personales de la plataforma. Algo como lo que permite Kiva pero en este caso también vinculado a lo anterior en el aspecto no económico sino implícito de “banco de tiempo”, de conocimientos y habilidades a donar a un proyecto.
  • Hacer valer criterios mínimamente estrictos sobre la pertinencia de los proyectos presentados (cuidando el “no todo vale”). En caso contrario por abrir o ser demasiado tolerante en ese sentido al principio, ahorrando costes de moderación, se puede acabar por diluir la afinidad o sentimiento de pertinencia hacia un grupo o causa común (y confundir a los recién llegados).
  • Delegar en una entidad paralela la generación de merchandising u otros retornos a cambio de donaciones (en vez de generar complejidad a los promotores de proyectos), algo que indirectamente se hace en el caso que hemos analizado.
  • Informar sobre dónde están siendo destinados los recursos internamente con el mayor grado de detalle posible, en caso de donaciones genéricas a Goteo o a ámbitos concretos (en vez de a proyectos).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *