Es la reputación, amigo!

Posted on Posted in Commons

Vía gnuband accedo a una presentación del año pasado del proyecto rentathing donde se plantea de manera muy entretenida la utopía/posibilidad tecnológica de sistemas de reputación para una economía de trueque o interpersonal (que recuerda a la que hace tiempo se practica, con desigual fortuna, mediante los denominados bancos de tiempo). Muy resumidamente: antes de dejarte o alquilarte una cosa o servicio, comprobaré en el sistema tu reputación (basada en lo que a tu vez hayas dejado, cuidado, devuelto, ayudado, etc) y en función de eso tomaré una decisión.

Barnstar_of_Reversion2

Medalla RickK al anti-vandalismo. Imagen deWikimedia Commons con licencia GNU FDL 1.2

Parece ser que en algo parecido a esa idea está basada la primera novela de Cory Doctorow, Down and Out in the Magic Kingdom, donde el whuffie es una moneda “social” de cambio substitutoria del dinero. No he leído el libro (aunque ahora me apetece hacerlo), pero el caso es que a mí me sugiere también la métrica de confianza de los participantes en proyectos de software libre de Advogato, o el karma para publicar y comentar en Slashdot, o la afición de los wikipedistas por otorgarse medallas y reflejar en sus páginas personales todos los artículos en cuya edición han participado. La esencia de ese tipo de organizaciones meritocráticas: uno es lo que aporta al entorno en que se desarrolla su identidad.

Concretamente en Wikipedia, todo el reciente boom de desarrollo paralelo de herramientas gracias a su radical apertura y trasparencia de datos (por ejemplo Wikiscanner para averiguar las IPs desde donde se modifican artículos, o Wikiragepara ver qué entradas reciben más ediciones en total), ofrece dos nuevas joyas que probablemente ayuden en la labor de refinar la calidad de contenidos en base a la reputación: Wikipedia trust coloring y Wikidashboard. La primera aplicación, presentada en Wikimanía este agosto y aún en fase demo, permite identificar con diferentes grados de fondo naranja la fiabilidad del texto según la reputación se su autor (en base a un cálculo sobre la media de lo que suelen durar sus aportaciones). La segunda, que pretende dotar de mayor “transparencia social” a Wikipedia, consiste en un sistema gráfico todavía más robusto y complejo que permite ver las estadísticas de modificación de cualquier artículo y la intensidad en los cambios a manos de sus editores más activos. O aplicado a la inversa (esto es, sobre una página de usuario), en qué artículos ha participado más (cuándo y cuánto) determinado usuario.

Aunque me he desviando (una vez más) por la técnica, si citaba la presentación de rentathing es también porque sugiere un mundo con alternativas sistémicas a la economía de mercado, ese bólido sin frenos del que nadie sabe bien bien cómo ni cuándo saltar antes de que cause más estragos humanos y ecológicos. No es para nada un mundo nuevo, pues la confianza y la reputación han sido la base de muchas culturas de intercambio arrolladas hoy por el motor del progreso tecnológico. Algo tal vez sólo combatible mediante la propuesta política y social del movimiento por el decrecimiento… Pero eso ya lo explica mucho mejor Alicia Dujovne en La Nación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *